miércoles, 4 de diciembre de 2013

El arte de descartar

Se dice que el arte de pintar consiste en ir añadiendo elementos sobre un lienzo en blanco mientras que el arte fotográfico busca precisamente lo contrario, descartar todo aquello de una escena que no contribuye de forma efectiva a transmitir el mensaje del fotógrafo.

Hace tiempo que aprendí el valor que tiene en fotografía saber descartar y no sólo en lo que respecta a los elementos involucrados en una escena. Tan importante es saber simplificar una escena como saber descartar escenas en sí mismas. Cuando uno comienza a hacer fotos todo nos sorprende, pensamos que, simplemente por ese hecho, ya tenemos la mitad de la foto conseguida y que sólo falta encuadrar y disparar. Con el tiempo uno cae en la cuenta de que todo es mucho más complicado. Hay escenas que, pese a dejarnos boquiabiertos, no se prestan bien a ser fotografiadas; con otras, en cambio, sucede totalmente lo contrario, y acabamos  teniendo un mismo tipo de encuadre o motivo varias veces fotografiado en nuestros archivo por lo efectista y cómodo que nos resulta su consecución. Sea cual sea la situación, la mente del fotógrafo funciona a base de descartar primero multitud de escenas y situaciones, para, luego, y una vez da con algo que se presta a ser fotografiado, prescindir de aquellos elementos del encuadre que no contribuyen a la esencia del estimulo a transmitir.

La simplificación y limpieza visual se ha convertido en una de mis máximas desde hace algún tiempo y la búsqueda de escenas no repetidas en mi archivo casi una necesidad para sentir que no me estanco en lo fácil y cómodo.

Hace unos días se me planteó la oportunidad de subir a un lugar de la sierra madrileña que he visitado durante varios inviernos al amanecer. Esta vez quería ver qué podía traerme visitando la zona durante las últimas horas del día aprovenchando la acumulación de nieve que aún se mantenía por las bajas temperaturas. En esta ocasión no iba con ninguna idea preconcebida, quería dejarme sorprender por lo que me encontrase. Quizás uno se vuelve más exigente con el paso del tiempo, o quizás era un día en el que la musa fotográfica no quiso visitarme, sea como fuere estuve más de dos horas recorriendo un paisaje totalmente nevado entre dos lomas montañosas, salpicado de árboles merengados y con una luz que, a medida que el sol iba descenciendo, iba tornándose más y más fotogénica sin conseguir ver un sólo encuadre que me satisficiera. A pesar de todo ello y de no dejar de hundirme en la nieve hasta las rodillas y soportar cortantes ráfagas de viento me sentía afortunado de estar allí.
Con el sol ya puesto, me disponía a gastar mis últimas balas fotográficas antes de emprender el camino de vuelta. Al estudiar uno de los múltiples carámbanos de hielo que, como un colgante de brillantes, pendía de uno de los pinos cercanos al sendero, mis ojos repararon, justo detrás, en un árbol de pose especialmente fotogénica con un blanco que contrastaba con las tonalidades aún anaranjadas del cielo. La luz residual le otorgaba un brillo casi irreal que le aportaba volumen y carácter. No dudé ni un segundo. La foto que no había visto en tres horas de cansado deambular se me presentó como un regalo.

Aprender a descartar y no conformarse con lo primero que se nos presenta, esforzarse por ir más allá de lo evidente o de lo cómodo siempre tiene su recompensa aunque ésta tarde en llegar.

Aprovecho estas últimas líneas para desearos a todos unas muy Felices Fiestas y que el próximo año venga cargado de buenos propósitos cumplidos. Sed felices!


14 comentarios:

  1. Preciosa foto, feliz navidad para ti también.

    ResponderEliminar
  2. Aupa Enrique!!
    Carácter desde luego no le falta. Será porque tengo la cabeza medio grillada, o que me gusta "Ice age"...:) pero según la he mirado he visto un mamut avanzando entre la nieve...

    La paciencia, el esfuerzo y el buen hacer es lo que traen...cosas de estas.
    Felicidades a ti también!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy buena Enrrique, yo también he visto una figura de un animal, sobre todo en pequeño veía un elefante y al verla más grande me sigue recordando mucho.
    Felices fiestas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios. Pues tenéis toda la razón con lo del mamut, jeje. Un abrazo a los tres!

    ResponderEliminar
  5. Creo que entiendo perfectamente lo que dices. Desde luego como fotógrafo no llego ni mucho menos a tu altura, pero a mí me ha ocurrido eso que cuentas y tardé años en encontrar lo que estaba buscando, pero al final allí estaba, y allí había estado siempre, delante de mis narices durante todo el tiempo.
    http://perdidoenlasalturas.blogspot.com.es/2012/10/villasandino-bodegas.html
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Lucio, y bonita historia la que cuentas. Un saludo!

      Eliminar
  6. Tendríamos que descartar y ser más simples en todos los aspectos de la vida, en la fotografía también ;) Felices fiestas a ti también.

    ResponderEliminar
  7. Muy chula... Aunque tarde, te deseo feliz año,,, ya que espeto que sean buenos los 365... Un abrazo desde Murcia

    ResponderEliminar
  8. Qué de acuerdo estoy con esto que dices. La imagen es preciosa. Sí...buena recompensa. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  9. Menudo trabajo, menudo blog... mi más sincera enhorabuena!!
    Un saludo y gracias por compartir estas magníficas fotografías.

    ResponderEliminar
  10. Hellօ there, ϳust became alert to your blog tɦrough Google, ɑnd found that it is
    truly informative. I am ɡoing tο watch out foг brussels.
    I'll apprеciate іf you continue tҺiѕ in future. Lots of people ѡill
    bе benefited from ʏour writing. Cheers!

    ңere іs my blog post; Organic Skincare Shop

    ResponderEliminar